Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Presentación

El Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe es una institución académica creada en 1997 y vinculada a la Universidad de Deusto.

Su principal razón de ser es el trabajo en favor de una cultura de los derechos humanos, desde una perspectiva universitaria, y con una marcada vocación social e internacional.

En la actualidad 20 personas componen el equipo del Instituto, que despliega su trabajo a través de la docencia, la investigación, la sensibilización y la incidencia social.

Introducción

Misión,visión y valores

Misión

El Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe de la Universidad de Deusto es una organización académica independiente sin ánimo de lucro que trabaja por la promoción de los Derechos Humanos mediante la investigación, la docencia, la sensibilización y la intervención social.

Visión

El Instituto quiere ser reconocido como una organización de referencia en la promoción de los Derechos Humanos en los ámbitos interno e internacional:

  • crítica con la realidad social y comprometida con su transformación
  • abierta a colaborar en red con entidades que persiguen los mismos objetivos en el ámbito internacional
  • integrada por un equipo de personas identificadas con los valores que promueve
  • dotada de una estructura que potencie el desarrollo profesional de sus miembros

Valores

  • Justicia social
  • Solidaridad
  • Responsabilidad
  • Espíritu de equipo
  • Profesionalidad

 

Pedro Arrupe

 Pedro Arrupe 

Pedro Arrupe nació en Bilbao en 1907. Realizó la carrera de medicina en Valladolid y en Madrid, con premios extraordinarios en anatomía y terapéutica. En 1927 ingresó en la Compañía de Jesús y, después de seguir estudios de filosofía y psiquiatría, se ordenó sacerdote en 1936.

Completó su formación en la Universidad de Saint Louis (EEUU) y en 1938 fue destinado a Japón. Como rector del noviciado de Yamaguchi, cerca de Hiroshima, fue testigo de primera mano de los efectos de la bomba atómica lanzada el 6 de agosto de 1945; el noviciado quedó convertido en hospital de primeros auxilios, y sus conocimientos médicos ayudaron a salvar la vida de cientos de personas. Años después, relataría su experiencia en un libro de impacto («Yo viví la bomba atómica»), y explicaría los efectos de la radiación nuclear en cuatro giras mundiales realizadas entre 1950 y 1962. Tuvo, asimismo, un trabajo y dedicación especiales en el ámbito de los/as refugiados/as, fundando el Servicio Jesuita de Refugiados (SJR).

Nombrado primer provincial de Japón en 1958, siete años más tarde fue elegido por amplia mayoría Prepósito General de la Compañía de Jesús. Su mandato se caracterizó por una decidida renovación de la misión de los jesuitas en el mundo actual. La Justicia Social sería a partir de entonces un objetivo fundamental de la Compañía.

Presentó su dimisión el 18 de abril de 1980, pero no le fue aceptada por el Papa. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron cuando en 1981 sufrió una trombosis cerebral, de la que nunca se recuperó totalmente. En 1983 fue sustituido al frente de la Compañía por el neerlandés Peter-Hans Kolvenbach. Murió en Roma el 5 de febrero de 1991.

En reconocimiento a la figura de este bilbaino universal, y dada su reconocida trayectoria en la lucha por la justicia y los derechos humanos, nuestro instituto universitario lleva el nombre de Pedro Arrupe.

Solicita información

Instituto de Derechos HumanosAvda. de las Universidades 2448007 BilbaoTel.: 944 139 102derechos.humanos@deusto.es