Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Ética empresarial

La línea de Ética Organizacional del Centro de Ética Aplicada combina investigación y transferencia para detectar los desafíos éticos de las organizaciones y proporcionar servicios de acompañamiento para el desarrollo competencias éticas.

 

¿Qué es la ética empresarial?

El objeto de la Ética Empresarial es buscar el significado y alcance de lo que supone ser una empresa éticamente orientada, que se reconoce como parte de la sociedad, es consciente de los impactos positivos y negativos que genera y asume su responsabilidad en relación con estos impactos.

La ética empresarial se pregunta por los cómos, por la manera de hacer negocios de la empresa y las consecuencias que estos comportamientos tienen en el sistema social.

En líneas generales, la ética empresarial actual se debate entre dos niveles, el individual y el organizacional. El nivel individual se interesa por aspectos relacionados con la ética profesional y profundiza en cuestiones como el liderazgo o las virtudes profesionales. Se fija en los conflictos de intereses, la honestidad, la autonomía en el ejercicio de las tareas o la no discriminación en el entorno laboral, entre otras cuestiones.

En el nivel organizacional, la ética empresarial analiza el propósito de la organización, la misión que asume y comunica al conjunto de la sociedad y los valores que constituyen su cultura y subyacen en su proyecto y actividades.

Sin descuidar el nivel individual, la línea de Ética Organizacional del Centro de Ética Aplicada presta especial atención a la condición ciudadana de la empresa. Esta aproximación resalta su rol social y las responsabilidades que conlleva para su proyecto, actividades y comportamientos.

El centro desarrolla desde hace más de diez años proyectos de investigación y transferencia en el ámbito de la ética organizacional. El equipo de investigadores de esta línea combina la reflexión ética de académicos y personas con funciones directivas, para detectar los dilemas éticos de las empresas, con la prestación de servicios de formación y consultoría en ética organizacional.

Las acciones de transferencia buscan que personas y organizaciones mejoren sus competencias éticas. El objetivo es que desarrollen la sensibilidad ética para detectar dilemas en el trabajo cotidiano, que sean capaces de analizar y afrontar esas situaciones desde la deliberación ética y tengan la capacidad de actuar éticamente, de manera autónoma, incluso en situaciones complejas o nuevas.

La línea de Ética Organizacional incorpora tanto a su actividad investigadora como de transferencia los desafíos éticos propios de la realidad social en la que las empresas desarrollan su actividad, actualmente marcada por la globalización, la disrupción tecnológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.