Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Proceso de Adecuación Ética

Un proceso de adecuación ética ayuda a las organizaciones a obtener claves para velar por su legitimidad dentro de la sociedad.

Ser una organización sostenible implica factores no sólo económicos y legales, sino también éticos. Un proceso de adecuación ética ayuda a las organizaciones a obtener claves para velar por su legitimidad dentro de la sociedad. Es aplicable a todo tipo de organización. El objetivo es que logren una mayor coherencia entre lo que deben ser, lo que quieren ser, lo que de hecho son, y la percepción que la sociedad tiene.

¿En qué consiste un proceso de adecuación ética?

El plan de adecuación ética es un proceso de mejora continua en el que:

  • Nos autocomprendemos como organización que forma parte de la sociedad.
  • Somos capaces de diagnosticar en qué medida nuestras acciones y comportamientos organizativos responden adecuadamente a derechos de los grupos de interés.
  • Y en el que establecemos mejoras.

Esto implica llevar a cabo una serie de pasos. En un proceso de adecuación ética, las organizaciones realizan en primer lugar un ejercicio de autocomprensión. Identifican qué comportamientos afectan a los derechos legítimos de sus grupos de interés, teniendo en cuenta, pero yendo más allá de la legalidad.

Las organizaciones detectan los retos específicos de su sector pero también los que, con carácter general, se plantean en nuestro entorno, como el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Fruto del proceso, las organizaciones detectan una serie de mejoras a realizar. Estas mejoras se institucionalizan en resultados como los códigos de ética, nuevas estructuras, como un comité de ética, o procesos que persigan un cambio cultural. El objetivo es que los compromisos asumidos en este proceso sean revisables y sostenidos en el tiempo.
 

Contacto